Exposición

El Museo al Aire Libre de Estonia es a su modo una peculiar aldea fundada el 22 de mayo de 1957 en los límites de la ciudad de Tallinn, en el territorio de lo que una vez fue casa-hacienda veraniega de Rocca al Mare. Setenta y cuatro edificios construidos en los últimos dos siglos forman esta valiosa colección arquitectónica campestre de Estonia.

Así como en el paisaje de Estonia, también los fincas del Museo se hallan situadas de acuerdo con el tipo de aldea de su respectiva época: los inmuebles de occidente y del norte de Estonia son de fincas tipo aldea-cadena; las fincas insulares se hallan alrededor de la plaza central, con disposición modelo racimo; las fincas de Estonia del Sur se encuentran por aquí y por allá dispersas en el paisaje. Los setu y los rusos del Peipsi sitúanse en sucesión las unas al lado de las otras, así como es costumbre en las aldeas-calles.

Los edificios más importantes de la docena de inmuebles del Museo son viviendas, hogares de antaño. En su mayoría se encuentran en el patio; en el lugar de honor distinguimos la vivienda-trilla, prototipo único que durante siglos ofreció cobijo a los estonios, pero puede verse también menores edificios de pescadores y parceleros -saunik (persona que vivía en la sauna)-, así como la casa-finca más moderna del decenio de 1930.

Leer más

Curiosidades

  • El Museo ahora exhibe 74 edificios de muestra.
  • El mayor exponente del Museo es la capilla de Sutlepa de la Iglesia Noarootsi construida en 1699.
  • Primero se trajo al Museo en 1958 el arquetipo denominado püstkoda (cabaña cónica tipo carpa de troncos parados) perteneciente a la aldea Määra de la parroquia de Risti, actual cocina de verano de la finca Sassi-Jaani.
  • Por último, abrieron a los visitantes la tienda de la aldea Lau, de la parroquia Juuru.
  • En 2015 se abrirán fincas de setus y de rusos del Peipsi.